En mi taller, ejecutamos a mano y de forma tradicional todas las fases del proceso del tejido. La mayoría de mis textiles son hechos en fibra de alpaca, la mayor parte de ellas son criadas por mis familiares en la Comunidad de Ananiso.

El primer paso que hacemos es esquilar la fibra o cortar el vellón respetando los ciclos de esquila de las alpacas y agradeciendo lo que la naturaleza nos da.

Después de la esquila, seleccionamos las mejores partes del vellón y obtenemos el hilo a través de un proceso artesanal en el que la fibra, pasada poco a poco entre los dedos de una mano, se enrolla alrededor del huso (q. P’ushka), una herramienta cuya utilización esta difundida en el Perú desde las culturas pre-incaicas.

Teñimos utilizando plantas o colorantes animales: la cochinilla para obtener los rojos (color tradicional del distrito de Pitumarca), las flores de Kiko para los amarillos y la chill’ka para los verdes.

Para otorgar al hilado la resistencia que se necesita para poderlo manipular con técnicas de tejido plano, torcemos dos hilos con el huso antes de proceder a emplearlos para armar el telar. Es posible llevar a cabo ambos procesos de hilado y torcido con una dirección de rotación hacia la derecha o la izquierda (q. lloq’e). Entre las artesanas, es creencia que no solo el hilado a la izquierda sea más fino y resistente, sino que en este caso el tejido obtenido puede brindar una protección especial a quien lo lleve o traiga puesto, protegiéndolo del viento, de maldiciones o hechicerías; brindándole prosperidad.

Mi especialidad es el tejido con telar de cintura o horizontal a 4 estacas – herramientas tradicionales difundidas en el Perú desde hace más de un milenio y patrimonio cultural de nuestra comunidad Quechua. Monto la urdimbre contando los hilos según los colores y los diseños que se desean reproducir. Con el telar de cintura, tejo amarrando un extremo a un árbol y asegurando el otro alrededor de mi cintura. El tejido plano requiere mucha concentración. Para lograr un tejido de calidad hay que ser empeñosa, precisa y tejer fino.

Otra técnica tradicional difundida en nuestra zona es el Tejido con 5 palitos o 5 agujas. Se utiliza para tejer de forma circular, repartiendo los puntos entre 4 de los palitos y utilizando el quinto para tejer. Utilizamos la técnica de los 5 palitos especialmente para tejer chullos y/o gorros con orejeras, típicos de nuestras zonas.

En los últimos años, han entrado a hacer parte de mi taller también unos telares de pedal. Son especialmente mis hijos varones los que se han especializado en esta técnica. Tejen piezas como accesorios y tejidos más grandes empleando el telar a pedal.

[estp tab_id=”2″ position=”left_middle”]

Shopping Cart